Casas protegidas y mucho más seguras en verano


Vulnerabilidades de las cabañasSegún informes del Ministerio del Interior, se determina que los robos en casas de campo son más comunes y probables que en otro tipo de residencias debido en gran parte a la facilidad de acceso, pero existen otras características que hacen que los ladrones las vean como un objetivo de atracción:

muchos éxitosAdemás de las puertas o áreas de garaje con acceso directo a la casa, las casas de campo y las cabañas suelen tener muchas ventanas grandes, tanto en la parte delantera como en la trasera. Esta multiplicidad de accesos hace que este tipo de viviendas sean mucho más vulnerables que otras edificaciones y, por tanto, es un requisito imprescindible controlarlas, especialmente las ventanas, por las que se accede sin tener que forzar la puerta.

Jardines con plantas y árboles.Estas casas suelen tener en su entorno zonas ajardinadas que, al contrario de lo que muchos piensan, no las conservan, sino que dificultan su protección, ya que en ellas pueden refugiarse los ladrones para observar con cautela sin ser localizados y así liberar un posible artefacto. perímetros. Es por esto que, en muchas ocasiones, no son muy útiles, ya que también pueden generar numerosas falsas alarmas.

Zonas tranquilas y de paso bajoSituadas mayoritariamente en urbanizaciones o espacios abiertos en zonas tranquilas y poco concurridas, este tipo de viviendas permite a los ladrones pasar desapercibidos y realizar hurtos sin ser vistos, así como una huida más rápida de esa zona.

desempleoAdemás, se trata de viviendas que muchas veces son segunda residencia o se comparten en diferentes épocas del año con otras viviendas del mismo propietario, por lo que suelen permanecer vacías durante largos periodos de tiempo.

Dormitorios arriba.Suelen ser espacios de 2 plantas o más y, casi siempre, para evitar el ruido o el tráfico en ellas, las habitaciones se sitúan separadas y en las plantas superiores, lo que suele provocar que se produzcan robos durante la noche con los propios propietarios dentro y fuera. siendo capaces incluso de percibirlos.

Perfil del propietarioPor último, este tipo de viviendas suele pertenecer a propietarios con mayor poder adquisitivo, por lo que también son más deseadas por los ladrones por el contenido que contienen en comparación con otro tipo de viviendas. Pero tanto las fincas como los chalés no solo son un punto caliente para los ladrones en verano, cuando los vecinos los dejan desocupados durante las vacaciones, sino que también pueden ser objeto de interés en otras épocas del año.

Cómo proteger su casa de campo o casa de campoComo hemos visto, un conjunto de circunstancias hace que tanto las casas de campo como los chalets puedan ser más susceptibles a las visitas no deseadas de los ladrones, por lo que normalmente requerirán una mayor protección que otro tipo de viviendas.

Para ello, podemos optar por incorporar una serie de medidas en el hogar que ayudarán a que sea más seguro:

  • Según los expertos, será prioritario contratar un sistema de alarma inteligente y seguro con control de acceso al interior, en el que prima la conexión a una central receptora de alarmas, que esté alerta las 24 horas y con una rápida respuesta; así como garantizar que disponemos de asistencia inmediata a través del servicio de asistencia.
  • Podemos plantearnos incorporar sistemas eléctricos con temporizador, para poder encender luces o algún aparato durante unos instantes. Serán muy útiles para simular que la casa está habitada. También podemos reforzar los accesos instalando puertas blindadas o ventanas antirrobo, que son un fuerte elemento disuasorio para los ladrones.
  • Los altavoces inteligentes están de moda, pero además de usarlos para nuestra comodidad, son algo que se puede utilizar para la seguridad de nuestro hogar, controlándolos a distancia y emitiendo ciertos audios disuasorios que simulan la presencia en la casa, como el sonido. de una ducha o el ladrido de un perro, por ejemplo.
  • Nunca debemos usar trampas caseras para intentar dañar a quienes acceden a nuestro hogar, ya que podemos hacer que se vuelva en nuestra contra y terminemos indemnizando al ladrón, o peor aún, dañando a quienes no queremos por accidente.
  • Debemos evitar, en la medida de lo posible, crear paredes o espacios en el exterior que puedan bloquear una vista completa de nuestra casa, ya que ofrecerán a los ladrones un posible refugio para el robo y un incentivo para elegir nuestra casa sobre otras. fundamental evitar dar información sobre nuestra ubicación en las redes sociales, así como el tiempo que estaremos fuera de casa, ya que hoy en día es cada vez más normal dar muchos detalles sobre nuestras experiencias diarias o vacaciones y estar en contacto con desconocidos a través de nuestros perfiles sociales, proporcionando información vital a un ladrón potencial.

Con todas estas medidas ayudaremos a proteger nuestro hogar durante esa ausencia, verano o cualquier otra época del año, pero una vez volvamos también podremos sentirnos más seguros y dormir más tranquilos en nuestro chalet gracias a algunas de ellas.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.